Arqueoturismo en Abu Simbel.

Julio 2.008

Templos de Ramsés II y Nefertari

Los templos situados en Abu Simbel fueron construidos por Ramsés II con dos objetivos: primero dar una muestra del poder del faraón en las tierras de Nubia, segundo una especial muestra de afecto a su esposa Nefertari que también era nubia.

Ambos templos, en su ubicación original fueron excavados directamente en la roca, tanto su parte exterior como su interior.

El exterior del templo de Ramsés II está formado por cuatro colosos que representan al faraón y a numerosos hijos e hijas de su familia, así como a su esposa Nefertari y a su madre Tuya. La entrada al templo está flanqueada por hileras de prisioneros nubios e hititas pisados por los colosos de Ramsés II, así como por representaciones del dios Hapy con la unión del loto y el papiro, es decir, la unión de las dos tierras del Alto y Bajo Egipto respectivamente.

El interior del templo está formado por representaciones de Ramsés II en actitud osiríaca y con numerosas escenas que representan al faraón relacionadas con la batalla de Kadesh. Hay varias dependencias auxiliares que dan a esta sala hipóstila.

Una vez traspasada la sala hipóstila se encuentra el vestíbulo con columnas, capillas laterales dedicadas a las ofrendas y el santuario en el que aún quedan las representaciones de Ptah dios de las tinieblas, Amón-Ra dios de la victoria, Ramsés II divinizado y Ra-Horajti hijo de Osiris.

Dos días al año, en la salida del sol, sus rayos cruzaban la puerta, la sala hipóstila, el vestíbulo y llegaba al santuario, iluminando durante unos minutos a los dioses que se encuentran en él excepto a Ptah, el dios de las tinieblas.

El templo de Nefertari consagrado a la diosa Hathor tiene en su exterior figuras que representan a Ramsés II y a Nefertari con los atributos de las diosa Hathor.

La sala hipóstila está sustentada por columnas hatóricas y da acceso al vestíbulo con dos capillas auxiliares y el santuario del templo con una representación de la diosa Hathor.

Debido a la construcción de la presa alta de Aswan los templos de Ramsés II y de Nefertari fueron trasladados a su ubicación actual. En estos templos se realiza un espectáculo nocturno que realmente merece la pena ver.

Pulsa cualquier imagen para acceder a la galería fotográfica.