Arqueoturismo en el recinto de Saqqara

Julio 2.008

Recinto de Zóser

El recinto de Saqqara fue la necrópolis del Imperio Antiguo cuando tenía su capital en la ciudad de Menfis. Su visita nos permite presenciar la evolución del monumento funerario construido para el faraón. Inicialmente los enterramientos se realizabn directamente en la arena del desierto cuyo grado de desecación de los cadáveres dio lugar al inicio del proceso de monificación. Sin embargo, a pesar de las precauciones que se tomaban los chacales acababan accediendo a la tumba y destrozando los cadáveres.

La primera solución consistió en enterrar el cadáver en el fondo de profundos pozos de enterramiento protegiendo su parte superior con un sencillo edificio de planta rectangular conocido como mastaba. Obviamente la sencillez del edificio era tanto menor cuanto mayor era el rango del personaje que utilizaba la mastaba como morada de eternidad.

Fue en tiempos del faraón Zóser cuando Imhotep su arquitecto, decidió construir el primer recinto en piedra de la historia de la humanidad, cuyo edificio principal estaría formado por una sucesión de mastabas una encima de otra cada vez de menores dimensiones, hasta seis, obteniendo la que hoy conocemos como pirámide escalonada de Zóser.

La visita al recinto de Zóser, que es un enorme recinto con multitud de edificios funerarios algunos de ellos emblemáticos como la pirámide comentada y el serapeo, comienza con la visita a la mastaba de Mereruka visir del faraón Teti. Se trata de un gran edificio y complejo con numerosas dependencias, muchas de ellas ricamente decoradas con relieves de altísima calidad que representan escenas de muy diversa tipología. En una la sala principal de la mastaba se encuentra una estatua del visir presidiendo la estancia. También se puede observar el pozo en cuyo fondo se encuentra la cámara funeraria.

La siguiente mastaba que se visita es la de Kagemni que estuvo al servicio de los faraones Unas y Teti. La temática en la decoración parietal, que es de una gran calidad, es similar a la de la mastaba de Mereruka, con escenas cotidianas de la vida durante el reino antiguo.

Al lado de estas mastabas se puede visitar la pirámide del faraón Teti cuyo exterior está muy deteriorado. La entrada, a nivel del suelo, da acceso a un corredor que desciende y que en un momento dado se vuelve horizontal . Al final se accede a una antecámara y finalmente a la cámara sepulcral del faraón con su sarcófago. Es una cámara de planta rectangular hecha con grandes lajas de granito y un techo a dos aguas irregular en el que se encuentra representado el cielo nocturno estrellado.

Posteriormente a la visita de estos monumentos se puede acceder a las mastabas de Ptahotep y de Ti que se encuentran algo más alejadas. La mastaba de Ptahotep y Ajut-hotep es bastante parecida a la de Mereruka y a la de Kagemni tanto en su configuración arquitectónica como en la temática y calidad de los relieves que decoran sus paredes.

No obstante, la mastaba de Ti es más original. Fue un personaje perteneciente a la corte y el edificio se estructura en torno a un patio alrededor del cual se distribuye un peristilo con columnas y desde el que se puede acceder a las dependencias interiores que presentan una decoración similar a la de las mastabas anteriores. De esta mastaba cabe destacar la cámara sepulcral a la que se accede desde el patio.

Y llegamos ya al recinto de la pirámide escalonada propiamente dicha. Se trataba de un recinto amurallado en el que había numerosas puertas falsas excepto una por la que se accedía a un largo edificio dividido entre naves por dos hileras de columnas.

Atravesar esta hilera de columnas supone entrar en el patio del recinto de Zóser donde la pirámide escalonada muestra todo su esplendor. En este patio se encuentra un templo de que se conservan sus cimientos y tres de sus columnas. Al sur de este edificio se encuentra el recinto Heb Se, es decir, el lugar donde se celebraban los ritos de regeneración del poder del faraón.



Pulsa cualquier imagen para acceder a la galería fotográfica.