Arqueoturismo en Almedinilla

Febrero 2.018

Poblado ibero del Cerro de la Cruz y Villa romana de El Ruedo

En las inmediaciones de la localidad y cercanos a la Ermita de la Cruz se encuentran los restos de un asentamiento ibero probablemente bastetano que fue ocupado entre los siglos V y II a.C. y que tiene una extensión de unas seis hectáreas. El asentamiento tiene estructura de oppidum con un recinto amurallado del que se han sacado a la luz un reducido porcentaje de estructuras. El poblado fue destruido por los romanos después de haber expulsado a los cartagineses de la península. El nivel de destrucción fue tan alto que al sacar los restos a la luz se han encontrado cadáveres de personas que participaron en esa batalla y además, como el lugar no se volvió a ocupar, se han conservado en muy buen estado los tapiales de adobe de algunas casas, hecho sobresaliente, además de numerosos hallazgos relacionados con la vida cotidiana de las personas que allí vivían.

El oppidum se establece en lo alto del cerro y sus laderas, lo que provocó la construcción de muros de contención para aterrazar el terreno. En el reducido porcentaje del asentamiento que se ha excavado se han encontrado restos de calles, de casas, algunas con sus aljibes, y de almacenes que han dado numerosos restos a los arqueólogos. En las inmediaciones se han encontrado dos necrópolis de la misma época.

A raiz de la construcción de la carretera se encontraron los restos de la villa romana de "El Ruedo" entre la década de los 80 y los 90. Los trabajos de los arqueólogos han sacado a la luz los restos de una villa romana que fue ocupada entre los siglos I y VI d.C. Se distinguen muy bien la pars rústica y la pars privada. De esta última hay que destacar el interés que tuvo el dueño de la villa para reflejar en la dependencia más importante de la casa, en este caso el triclinium, la historia relacionada con el dios griego Hypnos o su equivalente romano Somnus.

En dicho triclinium el señor de la casa construyó los elementos equivalentes a la historia de Hypnos narrada por Ovidio... sencillamente espectacular. Solo por este detalle la visita a la villa merece realmente la pena. Pero aún hay más elementos que destacar, por ejemplo, además de mosaicos se conservan numerosos restos de pinturas parietales. En los trabajos de excavación se encontraron restos de la estatuas que embellecían la villa, como una espectacular estatua del dios Hypnos, tambien otra de Hermafrodita y bastantes más. Todas ellas destrozadas. Se piensa que el advenimiento del cristianismo provocó la destrucción de muchos elementos relacionados con la anterior religión politeista. Este hecho, la presencia de estatuas, es también excepcional.

Para visitar la villa y el oppidum ibero es necesario contratar la visita guiada para visitar los yacimientos. Merece la pena.

Pulsa cualquier imagen para acceder a la galería fotográfica.