Arqueoturismo en Puente Genil

Febrero 2.018

Villa romana de Fuente Álamo.

En el siglo I d.C. el arroyo de Fuente Álamo propició la construcción de un balneum que en estos momentos no se puede visitar, salvo una dependencia que queda por debajo de la villa posterior que se construyó en el siglo III d.C. La villa de este siglo era eminentemente rural y posteriormente en el siglo IV se amplió y construyó la suntuosa villa romana cuyos restos podemos apreciar en la actualidad. Fue a finales del siglo IV y durante el siglo V cuando la villa conoció su época de mayor riqueza.

Es en esta época cuando la mayor parte de las habitaciones de la villa fueron ricamente decoradas con bellos mosaicos en sus suelos de los que se han conservado elocuentes restos. De las dependencias que se pueden observar de la villa caben destacar una dependencia que puede ser un mithraeum, es decir, una dependencia de la villa que fue consagrada al dios Mithra.

Sin embargo lo más sobresaliente y lo que constituye el hecho diferenciador de esta villa es el espectacular mosaico que se encuentra en el oecus de la villa que está abovedado. En esta dependencia se encuentra un mosaico distribuido en cuatro zonas o escenas. En la parte abovedada de la habitación tenemos un mosaico que representa una venera. Posteriormente aparecen dos escenas relacionadas con el dios Baco. En la primera aparece el triunfo del dios Baco y en la segunda aparecen Baco y sus aliados en su lucha en la conquista de la India. A los pies de estas escenas aparecen tres representaciones en las que aparecen una escena con las tres Gracias, otra con un sátiro persiguiendo a una ninfa y la última con Pegaso alimentado por una ninfa.

Además de la pars urbana y del balneum anterior se encuentran restos de la pars rustica de la villa. De esta zona cabe destacar una dependencia calefactada, probablemente un almacén en el que se guardaba grano y, con el calor se evitaba la humedad. Posteriormente la villa fue abandonada y nuevamente reocupada en época árabe de la que queda una almazara. En esta época se produjo el definitivo deterioro de la villa.

Anexa a la villa se encuentran los restos de una necrópolis.

En definitiva merece la pena visitar este yacimiento.



Pulsa cualquier imagen para acceder a la galería fotográfica.