Arqueoturismo en Málaga

Abril 1.992 / Mayo 1.998

Teatro romano, alcazaba y fortaleza de Gibralfaro.

Los orígenes de la ciudad se remontan a los fenicios que llamaron a la localidad Malaka. Posteriormente llegaron los griegos, los cartagineses y los romanos a conquistarla. Durante un corto período de tiempo fue ocupada por los bizantinos quienes la cedieron a los visigodos y éstos a su vez a los árabes. Finalmente los cristianos la reconquistaron en el año 1.487.

De época romana quedan elocuentes restos de su teatro, aunque tanto su emplazamiento, al lado de una calle estrecha y muy transitada, como su grado de conservación deslucen un tanto su visita. Además se conservan algunos capiteles y columnas en la Alcazaba.

La visita a la Alcazaba, una de las mejores fortalezas que se conservan de época árabe, proporciona un gran disfrute al visitante. Fue construida en el siglo IX sobre las ruinas de una fortaleza romana, aprovechando alguno de sus elementos.

La fortaleza de Gibralfaro también tiene origen árabe ya que fue construida por Abd al-Rahman III, su nombre deriva de Jabal-Faruk o "colina del faro". En el siglo XIV fue ampliada y unida a la alcazaba.



Pulsa cualquier imagen para acceder a la galería fotográfica.