Arqueoturismo en Oviedo

Agosto 1.991

Iglesias prerrománicas y puentes romanos en las proximidades.

En el año 761 un grupo de colonos se asentó en la colina de Oveto donde construyeron o ya había un monasterio dedicado a San Vicente. El asentamiento cobró importancia en el reinado del rey Fruela I, cuarto rey de Asturias, que hizo construir un palacio y una iglesia dedicada a El Salvador.

El lugar fue arrasado por los musulmanes en el año 794.

Fue el rey Alfonso II el Casto a finales del siglo VIII quien hizo que el lugar fuera la capital de su reino, iniciando la construcción de relevantes edificios de arquitectura prerrománica. Lo que podemos observar de la iglesia de San Miguel de Lillo, construida por Ramiro I en el año 842, no es el edificio original ya que a causa de las malas condiciones del terreno parte del edificio ha desaparecido.

También fue Ramiro I el que construyó el Palacio de Santa María del Naranco un precioso edificio que junto con San Miguel de Lillo merece la pena visitar como todo el arte prerrománico asturiano.

Sin embargo a partir del siglo X la ciudad pierde importancia ya que la capital se trasladó a León.

Al E de la ciudad hay un puente romano sobre el río Nora, y otro al S en Olloniego, que antes cruzaba el río Nalón, pero que ahora se alza sobre un cauce seco, debido al cambio de curso del río.