Arqueoturismo en Cañaveruelas

Abril 1.996 y Septiembre de 2.011

Ciudad romana de Ercávica.

La ciudad romana que podemos visitar no ocupa el lugar original en el que se asentaba la población celtíbera. La ercávica celtíbera se encuentra al otro lado del pantano del río Guadiela que ahora podemos ver. De lo hallado se deduce que la población de la época estuvo ocupada más en temas mercantiles y económicos que en cuestiones guerreras, lo que favoreció que cedieran al empuje de los ejércitos romanos tras cinco días de asedio en el año 179 a. de C.

El asentamiento de ciudadanos itálico-romanos y la concesión del derecho de ciudadanía a algunos indígenas, sobre todo a las clases dirigentes, favoreció la absorción, por parte de los habitantes, de todos los factores que caracterizaban la romanización. Una consecuencia de semejante proceso fue que el asentamiento celtíbero se abandonó y se ocupó un cerro conocido como Castro de Santaver donde se pueden ver las ruinas actuales de la ciudad romana que tomó el mismo nombre que el asentamiento celtíbero.

El momento de mayor esplendor de la ciudad coincide con el final de la República romana en el siglo I a.C. momento en que se construyó la muralla de la que podemos ver algunos tramos, sobre todo en la zona sur, además de uno de los accesos de la misma.

Con el advenimiento del imperio y, sobre todo en época de Augusto, se construyen los edificios más monumentales de la misma. De esta época hay que destacar el foro de la ciudad con la curia, la basílica, las tabernae asociadas, un enorme criptopórtico que sirvió para sustentar uno de sus lados, una de las villas más ricas de la ciudad que es la villa porticada, la villa número 4 de una topología muy compleja, la villa conocida como la casa del médico ya que allí se encontró una colección completa de instrumentos de esta profesión y un anillo con el emblema de Esculapio, las termas etc.

Como la mayor parte de las ciudades romanas, el siglo III inició el período de decadencia de la misma. Paulatinamente se fue abandonando y en el período visigodo Ercávica fue sede episcopal. De esta época se coservan los restos de una capilla rupestre y una zona de enterramientos excavados en la roca. Finalemente se convirtió en Santabariya cuando en ella se asentaron algunos núcleos bereberes. Pero ya era un núcleo sin ninguna importancia.

En el yacimiento se ha realizado una intensa tarea de excavación y de puesta en valor del mismo que tengo que destacar. Su visita tiene un alto interés.



Pulsa cualquier imagen para acceder a la galería fotográfica.