Arqueoturismo en Toledo

Varias visitas

Restos romanos, visigóticos, árabes y judíos.

Fue capital de los carpetanos hasta su conquista por los romanos en el 192 a. de C. De esta época datan los restos de un circo romano con capacidad para veinte mil personas, una anfiteatro en el barrio de Las Covachuelas, los restos de un acueducto cerca del Puente de Alcántara y la necrópolis de Vega Baja del siglo II.

A mediados del siglo VI se convirtió en capital del reino visigodo y se construyó un castillo en el lugar que ocupa actualmente el alcázar. Restos de esta época tenemos columnas, capiteles y arcos de herradura en la iglesia mozárabe de Santa Eulalia.

La ciudad fue tomada por los árabes en el 712 y pasó a ser un centro de comercio que atrajo a mozárabes, cristianos y judíos. Los restos de esta cultura son abundantes como el Puente de Alcántara, la puerta de Bisagra construida en el siglo IX y la iglesia del Santo Cristo de la Luz que antiguamente era la mezquita de Bab-el-Mardoun construida en el 999, con capiteles visigóticos.

La influencia del pueblo judío en esta ciudad fue muy relevante, conservándose de esta cultura los restos de la vieja judería, la sinagoga de Santa María la Blanca con decoración mudéjar y arcos de herradura y la sinagoga del Tránsito del siglo XIV.

Finalmente la ciudad fue reconquistada por los cristianos bajo el mando de Alfonso VI en 1.085.

La ciudad de Toledo constituye una sorpresa continua para el visitante, ya que cada uno de sus rincones tiene un sabor especial, no ya solo de las épocas comentadas, sino también de siglos posteriores. La población está llena de historia.

Pulsa cualquier imagen para acceder a la galería fotográfica.