Arqueoturismo en Cardeñosa

Febrero 1.998 y Agosto de 2.013

Asentamiento de la Edad del Hierro con restos de murallas sobre todo y algunos de viviendas. En las proximidades se encuentra una necrópolis de la misma época.

Teniendo en cuenta los restos encontrados, el lugar ha estado ocupado desde aproximadamente el 1.700 a.C. Aunque los restos visibles datan de la segunda edad del hierro cuando el estratégico asentamiento fue ocupado por el pueblo celtíbero de los vetones entre los años 700 y 220 a.C.

Como es habitual, el castro está situado en la cima defendible de una colina, rodeado por doble muralla de la que se conservan elocuentes restos, tanto de los lienzos como de las entradas al asentamiento. El poblado parece ser que estaba dividido en dos zonas, una para el asentamiento humano y otra para guardar el ganado. Aún hay una zona en la que se puede apreciar la presencia de un campo de piedras hincadas para la defensa, así como una roca que podría haber formado parte de un altar de sacrificios y otra en la que se encuentra un verraco a medio hacer.

De la primera a la segunda visita se aprecia un importante esfuerzo para la puesta en valor del yacimiento mostrando elocuentes y restaurados restos de la muralla con algunos de sus accesos así como los restos de algunas viviendas aterrazadas y adosadas a la muralla.

Unos cincuenta metros antes de llegar al último desvío con el poblado ya a la vista se encuentra la necrópolis, con 1.456 tumbas, que fueron excavadas en 1.930. De ella sólo se conservan las piedras que señalaban los agujeros en los que se encontraba una urna con las cenizas del fallecido.

En este castro se encontraron tres verracos que fueron llevados a Ávila.

Pulsa cualquier imagen para acceder a la galería fotográfica.