Arqueoturismo en Villaviciosa

Noviembre 2.001

Castro vetón y asentamiento visigodo.

Para la Cabeza de Navasangil seguir la pista durante 2,5km. desde el inicio de la misma. El yacimiento se encuentra a la derecha del camino en un alto.

En las estribaciones de las montañas que custodian este pueblo se encuentran los restos de dos asentamientos de diferentes épocas a los que me referiré en orden de antigüedad.

Cerca de la cima del cerro llamado "El Castillo" se encuentra un extenso castro de la Edad del Hierro conocido con el nombre de Ulaca. Siguiendo el camino de acceso explicado anteriormente, se llega al castro después de atravesar dos entradas, la primera de ellas acodada, con claros motivos defensivos. Al pasar la primera entrada se accede a un recinto en el que no se aprecián construcciones, quizá, como en el caso de Las Cogotas, estaba dedicado al ganado. Las murallas en los aledaños de las entradas se encuentran restauradas, estando en muy mal estado en el resto del recinto, salvo en los accesos al mismo.

Después de atravesar la segunda entrada, se llega a la zona habitada del castro, en la que se observan numerosos restos de edificios de planta rectangular de una o más dependencias, algunos de ellos con hornacinas excavadas en la roca para uso cotidiano probablemente.

Cabe destacar un edificio, probablemente un templo, con un complejo altar excavado directamente en la roca, con una doble escalera y unas piletas relacionadas con libaciones o quizá sacrificios.

Aunque el lugar se conoce desde 1.896, sólo ha sido sometido a pequeñas campañas de excavación.

Siguiendo la pista que nos permitió tomar el camino de ascenso a Ulaca, llegamos al asentamiento de Navasangil, que se cree estuvo ocupado por una comunidad paleocristiana durante la época de dominación visigoda, aunque otros autores, creen que el lugar estuvo ocupado anteriormente desde la época romana, hasta que fue destruido por un incendio, asentándose dicha comunidad, sobre los restos del primitivo asentamiento.

El asentamiento de Navasangil se encuenta en un promontorio fácilmente defendible, y en el momento de la visita no se podía acceder a él ya que se encontraba totalmente vallado. Sin embargo, siguiendo la pista sí que se pueden apreciar las labores de restauración realizadas en el lugar, que se están centrando, por lo que pude apreciar en la reconstrucción de algunos lienzos de muralla y algunos edificios.

Pulsa cualquier imagen para acceder a la galería fotográfica.