Arqueoturismo en Peñalba de Castro

Varias visitas

Ciudad romana de Colonia Clunia Sulpicia.

El lugar del yacimiento inicialmente estuvo ocupado durante la Edad del Hierro por los arevacos. De esta época tenemos datos sobre su participación en las guerras sertorianas y del apoyo que brindó a Numancia en su guerra contra Roma. La ciudad fue sometida, después de varios intentos, en el año 55 a.C.

Posteriormente se construyó en época de Augusto o quizá de Tiberio una ciudad plenamente romana que, a lo largo de su historia, llegó a ser capital de uno de los siete Conventus Iuridici en los que se dividía la provincia Tarraconense.

La ciudad participó en la revuelta de Galba contra Nerón. Entre sus murallas se refugió Galba hasta que conoció la muerte del emperador, momento en el que Galba inició su camino a Roma para su entronizacion.

Debido a su importancia política la ciudad tuvo importantes zonas y edificios públicos, a pesar de las difíciles condiciones de habitabilidad del asentamiento, entre los que cabe destacar el foro con sus templos y la basílica, el macellum, y hasta tres edificios termales.

El final del sigo III, coincidiendo con el final del Alto Imperio, marcó el inicio de la decadencia de la ciudad, en el marco de la inestabilidad geopolítica que marcó la época. Se abandonaron amplias zonas, aunque algunas de ellas fueron reconstruidas en la última época relevante de Clunia entre los siglos IV y V de nuestra era, sobre todo durante el mandato del emperador Constantino.

Sin embargo, las difíciles condiciones de habitabilidad y la pérdida de importancia geográfica y política en favor de otros núcleos de población, marcan el definitivo abandono de la ciudad romana, reutilizándose en muchas de sus zonas como lugares de inhumación de los que se han hallado numerosos restos.

Aún en el siglo XVIII se conservaban numerosos y elocuentes vestigios, como atestiguan los dibujos de algunos arqueólogos de la época, a pesar de la utilización como cantera de sus restos desde que se abandonó. Sin embargo, las tareas de expoliación y el uso del terreno con fines agrícolas han provocado que llegue a nosotros lo que podemos apreciar ahora.

De las sucesivas campañas de excavación es difícil deducir la población que llegó a albergar, ya que los restos que se han sacado a la luz son sobre todo de edificios públicos o de grandes villas, no habiéndose excavado aún zonas de habitación de la población. Sin embargo el tamaño y el aforo del teatro de Colonia Clunia Sulpicia, construido al estilo griego con las gradas en la falda del yacimiento, permiten hacer una estimación de que la ciudad llegó a albergar unos cuarenta mil habitantes.

Pulsa cualquier imagen para acceder a la galería fotográfica.