Arqueoturismo en Villaseca

Varias visitas

Eremitorio visigodo de la Cueva de los Siete Altares.

En época visigoda, hacia el siglo VII d.C. la zona del cañón del Duratón fue frecuentada por eremitas que hicieron de la zona su lugar donde vivir retirados del resto del mundo. A lo largo del cañón se han encontrado restos de varios eremitorios.

Éste de la Cueva de los Siete Altares se cree que es un lugar en el que de manera puntual se reunían los eremitas de la zona para realizar sus prácticas religiosas. En la pared derecha del abrigo se encuentra un altar con tres hornacinas con la típica estructura visigoda del arco de herradura. La hornacina central tuvo delante un altar de piedra del que quedan exiguos restos. Las hornacinas laterales estuvieron decoradas con incisiones geomñetricas en la roca y aún se conservan algunos restos de policromía.

Pulsa cualquier imagen para acceder a la galería fotográfica.