Arqueoturismo en Tarragona

Diciembre 1.999

Ciudad romana de Tarraco.

Originalmente el lugar fue ocupado por un oppidum ibero que rápidamente fue absorbido por la cultura romana.

La presencia de los romanos en la península en el año 218 a.C. para contrarrestar el avance de Aníbal en la península itálica propició el establecimiento de un campamento en el lugar de la actual Tarraco, que sirvió como base para la conquista de Hispania y la derrota de las tropas púnicas.

Bajo mandato de Augusto la ciudad fue convertida en capital de la provincia Hispania Citerior o Tarraconensis.

El carácter de capital de una provincia del imperio romano propició la construcción de sobresalientes monumentos en la ciudad y en sus inmediaciones de los que cabe destacar los siguientes:

-Muralla que se puede recorrer siguiendo el paseo arqueológico de la ciudad.

-Foro ciudadano con restos de casas, columnas y del decumanus.

-Circo del que se pueden apreciar las gradas del extremo oriental, así como bóvedas y dependencias.

-Anfiteatro construido en el siglo II d.C. al lado del mar con una iglesia cristiana de orígenes visigodos.

-Foro provincial del que poco se puede apreciar ya que ha quedado debajo de la actual ciudad.

De las inmediaciones cabe destacar el Acueducto de les Ferreres. Una de las soluciones al abastecimiento de agua en Tarraco. Para llegar a él hay que tomar la N 240 a Valls en la que hay que aparcar a la izquierda en lugar indicado. Tiene 200m. de longitud y se puede recorrer por su parte más alta. Se cree que se construyó en época de Augusto.

Pulsa cualquier imagen para acceder a la galería fotográfica.