Arqueoturismo en Viladonga

Agosto 2.000

Interesante castro tardorromano. Museo in situ.

Impresionante castro éste de Viladonga que conoció una primera y puntual ocupación entre los siglos II y I a. de C. en las afueras del recinto amurallado que se puede observar hoy día. Conoció su auge en la ocupación posterior a la conquista romana de esta zona de la península ibérica.

La estructura del castro y sus sobresalientes restos, murallas, fosos y acrópolis convierten al castro de Viladonga en un punto de referencia respectos a este tipo de yacimientos. Esto y la gran cantidad de materiales obtenidos en las sucesivas campañas de excavación han propiciado la construcción de un excelente museo que complementa apropiadamente la visita al yacimiento.

El castro está rodeado de una importante muralla que presenta accesos en los lados Este y Oeste. En el lado Este se pueden apreciar otros lienzos de muralla que refuerzan este acceso al castro. En esta zona hay excavada una sección que permite visualizar la estructura interna de la muralla, con un muro interior de roca cubierto de arena.

Existen viviendas de planta circular y rectangular, la mayor parte de ellas agrupadas en "barrios". En algunas de ellas se pueden apreciar restos del pavimento, de hogar, de banco corrido... Hay que destacar la existencia de una estructura rectangular de grandes dimensiones que hace pensar que tuvo un uso comunal.

En el castro existen indicios de actividad metalúrugica y minera como atestiguan la presencia de moldes de fundición y de una galería de prospección aledaña a la muralla.

La ocupación del castro es probable que haya continuado durante algún tiempo después de la desparición del imperio romano.

Pulsa cualquier imagen para acceder a la galería fotográfica.