Arqueoturismo en Cartagena

Enero 2.015

Ciudad púnica de Qart Hadast y romana de Carthago Nova.

Se han encontrado restos de presencia humana en la comarca desde tiempos antiguos, incluso se cree que la ciudad de Qart Hadast fundada por el general cartaginés Asdrúbal Barca en el 227 a.C., aprovechó un asentamiento anterior de una población de la Edad del Hierro. El emplazamiento era muy del gusto de los cartagineses ya que ocupaba una península que lo hacía fácilmenten defendible y además permitía el control de la explotación de las ricas minas de plata de las inmediaciones.

En su dominio de la península ibérica los cartagineses hicieron de Qart Hadast su principal base de operaciones, de hecho, de aquí partió el general cartaginés Aníbal Barca con su ejército en el 218 a.C. para intentar la conquista de la península itálica. Esto propició que el general romano Publio Cornelio Escipión después de su desembarco en Emporion realizase un osado movimiento estratégico que en el 209 a.C. provocó la conquista de la ciudad cartaginesa.

De época cartaginese quedan los elocuentes restos de la muralla que rodeaba la antigua ciudad y también en la cima de uno de los cerros que dominan la ciudad un santuario dedicado a la diosa siria Astargatis.

Fue en época romana, especialmente durante el Alto Imperio, cuando la ciudad alcanzó su apogeo siempre relacionado con la explotación de las minas de la comarca y también de otras, incluso en Sierra Morena. En el año 44 a.C. recibió el título de colonia con el nombre de Colonia Urbs. Iulia Nova Carthago. Ya durante el Bajo Imperio Romano la ciudad pasó a ser capital de una de las provincias en las que el emperador Diocleciano dividió la península ibérica.

El fin de la época floreciente de la ciudad ocurrió en el 425 cuando los vándalos la asolaron. Desde este momento el fin del imperio romano occidental, la llegada de los visigodos e incluso de los bizantinos en época de Justiniano I no pudieron propiciar un nuevo resurgir de Carthago Nova.

De época romana quedan elocuentes restos de los que cabe destacar el teatro, el Augusteum, la Casa de la Fortuna etc. Se han encontrado al menos dos zonas de necrópolis una en el barrio de San Antón, cuyos restos visitables se encuentran en el Museo Municipal y otra en el barrio de Torreciega del que se pueden ver los restos del monumento funerario de Tito Didio procónsul de la Hispania Citerior en el año 94 a.C.



Pulsa cualquier imagen para acceder a la galería fotográfica.